Luis Pichó

Everything begins with a dream what happens next is up to us.

Mi nombre es Luis Pichó, nací en València, un 5 de Junio de 1987, pero soy catalán de adopción pues, entre otras muchas cosas, he vivido y trabajado en Barcelona durante algo más de 21 prodigiosos años.

Mi formación académica es fundamentalmente jurídica a pesar de que profesionalmente he dedicado e invertido la mayor parte de mi tiempo al maravilloso y único mundo del automóvil Premium y de lujo.

Mi carrera profesional se inició en la radio de la mano de Onda Cero Catalunya, donde colaboré y copresenté durante algo más de 2 años un programa llamado “Temps de Luxe”.

Y entonces llegó Porsche, donde a lo largo de 4 años viví una etapa excelente trabajando primero para Centro Porsche Ibercarrera y después para Centro Porsche Barcelona, siempre en calidad de director de ventas de vehículos de ocasión bajo los parámetros de calidad Porsche Approved.

luis pichó querchfeld

Lluis Pichó

A continuación, fundé mi propia compañía, LP Motor, y durante 4 años viví una de las experiencias profesionales más fructíferas y a su vez arduas de mi carrera profesional. Debido a una larga enfermedad de la que estoy totalmente recuperado, me vi abocado al cierre y liquidación de esa empresa a finales de 2017.

Posteriormente, Mercedes-Benz AutoBeltrán me contrató como director comercial pero no me resultó fácil adaptarme a la idiosincrasia de esa mercantil, por lo que decidí recuperar mi extinta sociedad, LP Motor, y fracasé.

A resultas de ello, me encontré en una situación extremadamente complicada agravada por una terrible campaña mediática de ensañamiento, cimentada en fakenews, y malintencionadamente dirigida contra mi persona y empresa, proveniente de profesionales de mi sector que llevaban muchos más años que yo en él, y de personas ajenas al gremio que jamás entendieron ni aceptaron mi éxito antes de la enfermedad, lo cual me condenó a un concurso de acreedores.

Debo decir que no guardo rencor a nadie, aunque también es de justicia precisar que todas esas malvadas actitudes complicaron mi férrea voluntad de cumplir con las obligaciones contraídas con mis clientes y proveedores,  pudiendo afirmar con rotundidad que a día de hoy he cumplido prácticamente con todas ellas, tanto con las que he resuelto por vía judicial como las resueltas en negociaciones particulares con los afectados.

Aunque recientemente experimenté mi mejor vivencia profesional consumada hasta la fecha trabajando de nuevo para Porsche en Los Ángeles (California, USA), decidí  volver a España  y, por el momento, sufro lo que podríamos calificar como una condena profesional que me impide seguir desarrollándome por cuenta ajena en este sector que tanto me apasiona.

Por todo lo expuesto aquí, y ciñéndome estrictamente a la verdad de los hechos acontecidos, cada día de mi vida trabajo sin descanso hasta revertir la situación que padezco diariamente pues me niego a pensar que por una mala calibración por mi parte de unos hechos determinados cometida en un momento de mi vida no vayan a existir segundas oportunidades.

Por todo ello, sostengo que la vida en sí misma es una carrera, marcada por un comienzo y un final. Es lo que aprendemos durante esa carrera y cómo lo aplicamos en nuestras vidas, lo que determinará si nuestra participación ha tenido un valor añadido y especial.

Si aprendemos de cada éxito y de cada fracaso, y mejoramos a través de este proceso, entonces al final, cumpliremos con nuestro objetivo y alcanzaremos nuestro máximo potencial.

 

Sky is not the limit. 

Luis Pichó